miércoles, 6 de febrero de 2008

EXCESIVA... ENCANTADA DE CONOCERLA


Bueno, bueno, lo último que me quedaba por ver... imitación de "Sexo en N.York", ahora en Madrid.
Para morirse... me pasa por curiosa, por meterme a "marujear"(que por otro lado me encanta), dónde no debo, es decir, en la prensa rosa, y únicamente, por ver el vestido de la Pataky. (Ufff, qué vestido y aunque me cueste decirlo, qué percha)
Resulta que en esta revista, bueno mejor dicho, en su página, hay un tipo blog, con ese nombre, que ni entrecomillo ni nada, Sexo en Madrid. Tema de hoy: mi jefe "gay"...
Según el jefe, de la amiga, de la protagonista, de la historia, todos llevamos un "gay" dentro...
¡Suerte la mía! justo lo que siempre he creido. (Shhh, que hay mucho "macho" suelto).
Cierto, cierto, lo he creido siempre, y las personas que me conocen lo saben, que siempre digo que, el problema, es que no hemos "probado", pero más de uno se llevaba una sorpresa a la postre.
Bueno, quien dice uno, dice una (probadores, claro)
Siempre hablamos de la sexualidad de los famosos, bueno, mejor dicho dudamos, incluso de los que provienen de oficios tan varoniles como los toreros, pero es que pienso sinceramente, que llegados a ciertas alturas de la propia vida, de la economía, del acelere de adrenalina, uno pasa hasta de su sombra, y se plantea nuevos retos, que sobrepasen incluso su moral.
¿Y? ¿Pecado?
Pues creo que no, cada uno que haga lo que quiera, sin hacer daño a nadie.
Todos, no actuaríamos de la misma manera, en situaciones y presiones iguales... o si, pero tampoco podemos criticarlo, solo por desconocimiento.
De hecho, eso es precisamente lo que hacen las vivencias, abrir fronteras, sobre todo de entendimiento.
Conozco a una mujer, que despues de estar casada durante años y tener dos hijos, resulta que se ha dado cuenta y ohhh, es lesbiana, (que sinceramente, para la pareja que tiene, creo que me hubiese quedado hetero) pero, así es la vida.
Lo que buscamos es la felicidad, venga de dónde venga y la traiga quien la traiga.
¿Todavía a estas alturas nos escandalizamos por este tipo de pensamientos?
Creo que a partir de ahora, voy a exteriorizar menos mis opiniones. Es de mal gusto, no lloraré en público como Los Alba, haré protocolo.
No podré. Gracias Dios mío, por darme este "exceso", como me dice Tony, "eres excesiva para todo, bueno y malo... ¿no sabes que hay una inmeeeeeeeeeensa escala de grises?"
Qué aburrido, quien quiere grises cuando el mundo está lleno de colores. Ya veré gris y negro cuando cierre los ojos.
Como dice el anuncio de Barcardí, cuyo muciélago llevo tatuado en mi cuello... "Ya dormiré cuando esté muerto"

1 comentario:

Noelia Jiménez dijo...

Sí señor, o señora, que viva el exceso. Sólo lo critican quienes no tienen suficiente amplitud de miras como para acoplarlo en sus vidas lúgubres o para admitirlo en la de quienes tienen al lado.

Yo también estoy encantada de conocerte, excesiva, y confieso que me siento identificada con esta característica tuya. Y a mucha honra, coño.

Entrenando

Ayer entré en el salón de mi casa... y al ver que yo llegaba... mi marido me dijo: "no quieres ver esto ¿no?" (tengo que deci...