sábado, 9 de febrero de 2008

¿Quien dijo dolor? Es masoquismo puro


¿Cómo se puede echar de menos aquello que, haciéndonte daño, te ha marcado para toda la vida?
Pues no lo sé, pero lo echo de menos.
Hoy he visto toros en Valdemorillo, y ¡¡Oh Dios!!, mi imaginación, voló.
Con lo que he llorado, sufrido, tragado, molestado, amado, reido, querido, tocado, vivido, emocionado, alucinado y sobre todo... desengañado, y yo, ingenua de mi, lo sigo echando de menos.
Se me saltan las lagrimas, y al mismo tiempo me digo: "Eres idiota, guapa" "Nadie se acordó de ti, y si se acordaron, fue interés... o peor... es interés"

¿Qué es lo que puedo esperar, si ésto no termino de superarlo?. Y os puedo jurar que lo intento... pero no es facil. Quiero olvidar, pero no puedo. Ha sido mi vida durante quince largos años, desde mis 20 a mis 35 y no sé cómo coño, pasar página. O peor, no sé si quiero.
Me siento como uno de los toros de hoy, "Avispa" o cualquier otro, y sinceramente, me he identificado y en lo que menos pensaba era en los "cuernos" ... pero el nombre ...rápido en mi mente surgió un pensamiento, "aguijón".
¿ Cúantos años le han cuidado, mimado, dado de comer y beber, demostrado cariño, sacado al campo, carreras, buenos veterinarios y demás...? en definitiva, a alguien importaba.
Y lo matan.
Conmigo, hicieron lo mismo y con mi consentimiento.
Y me revolví, vaya si me revolví, y me enfrenté, y dije todo lo que tenía que decir; no me quedé con las ganas de nada, y salí por la Puerta Grande, la abrí de una patada, de eso sí que estoy segura, pero... es que, por mucho que me empeñe, y me empeño, yo sé que no soy la misma. Todavía puede mi sentimiento de cariño, de ayuda, de recuerdo de una época preciosa, en la que puse mi empeño, mi capacidad, mi voluntad, mi afecto, creyendo que era mío, algo que no me pertenecía.
Sé que todo el mundo tiene una asignatura pendiente, y se lleva desilusiones, pero la de mi vida ha sido ésta y me alegro que "salga". Sale de vez en cuando, pero no la exteriorizo y me hace daño, se va quedando un poso, y si hay algo que no quiero en mi vida, es rencor.
Seré lo que sea, haré lo que no deba, pero nunca he sido rencorosa; no he olvidado, eso sí, y he sabido separar, a los buenos, de los no tan buenos, pero nunca he tenido rencor a nadie, simplemente no he confiado para un futuro junto a mi, pero ni siquiera a "esos" los he perdido como "conocidos".
De todas formas, intento consolarme con "pequeñas" batallas ganadas a un pasado. Alguna que otra "patada" a mi vida anterior que me llega de lejos y de la cual ni me alegro.
Pero intento ser mala, regocijarme, y lo peor de todo, a veces lo consigo.

Y no saco nada... incluso me siento peor.

Ésto tiene que acabar, me lo digo mil veces, pero es tonto por mi parte, no tengo ni la pequeña intención de hacer que acabe y mil una, me llevo la contra.
Será otro tatuaje... irá conmigo, y espero, y deseo, que para mi próxima vida, aprenda la lección y no cometa los mismos errores.
Ahora que necesitaría ser buena persona, ser generosa,"condescendiente", sincera, amiga, clara... no puedo; es lo que pasa cuando te hieren... lo pagan los que no tienen culpa... ¿Será síntoma de madurez?
No.
Es RECELO.

2 comentarios:

Noelia Jiménez dijo...

No sabes cómo te entiendo. O sí. A veces creo que padecemos una especie de síndrome de Estocolmo táurico, y que no nos vamos a deshacer de él así como así.

Pero tú vales mucho más que todo eso. Y lo sabes. ¿Que no te llaman? Pues menos saliva gastas. De todos modos, las correcciones políticas no se hicieron para gente como tú y como yo, así que es mejor así, ¿no crees?

Un beso enorme.

Blanca Valero dijo...

Lo peor, es que me llaman... y contesto, no valgo para colgar.

Sabes de lo que hablo.
Un beso.

Entrenando

Ayer entré en el salón de mi casa... y al ver que yo llegaba... mi marido me dijo: "no quieres ver esto ¿no?" (tengo que deci...