domingo, 25 de noviembre de 2007

MIS TRES GATOS... PELUSA, MERLÍN Y BOMBÓN

Merlín y Bombón.







Pelusa.

Aquí los tenéis, mis tres amores.

Pelusa es mi "otra niña", una preciosa gata siamesa y muy parecida a mi. Es esquiva, lista (que no tiene que ir unido a inteligente. Yo particularmente prefiero a los listos que a los inteligentes), sibarita, recelosa, celosa, y muy, muy, muy borde cuando quiere. Lo dicho, como yo. La encanta dormir en mis brazos y parece un monito cuando la cojo "aupa".

Los otros dos, son otro cantar... Merlín, es un precioso gatazo de 8 kg, tranquilo, desconfiado, prudente, pero la palabra que mejor le define es majestuoso. Cuando llega él, llega ÉL y se nota, hay que dejarle pasar. Te mira tan profundamente con sus ojos amarillos, que te saca de mentira, verdad. Si yo fuera una gata, le querría como pareja.

Y por último, Bombón; este gato es un "ganso", no da una, todo lo tira, todo lo rompe, es el típico adolescente alocado, sin miedo, ni educación, ni nada... él juega con su cola y come, duerme y come, va a por los pájaros y come... en definitiva, come. Vino del albergue delgado y debe andar por los 12 kg.

Éstos son mis gatos; yo no era de gatos, siempre de perros, pero vino Pelusa, vi cómo era (cierto, conmigo) y me enamoraron. Es como tener peluches vivos, y nada de impersonales, cuando llego con el coche, en seguida bajan al garaje a buscarme, o en cuanto les digo "a comer" o simplemente cuando les doy las buenas noches, en su camita de mimbre. Que son "pelín" egoístas, si, y yo, y ¿quien no?

viernes, 23 de noviembre de 2007

HOY TOCA, ALEGRÍA.



No sé si es la salida del sol, de la luna, que es viernes, que llega la Navidad, los días pasados pelín grises, el día, la noche... pero estoy contenta y radiante.
(Lo dice mi horoscopo, y quien soy yo para desmentirle)
Es de locos, supongo que razones tengo, pero no más que un día cualquiera.
De hecho si me paro a pensarlo, puede que tenga razones justo para todo lo contrario... ufff... entonces... mejor no pensar.
Esta semana ha sido muy normalita, trabajo, gimnasio, no se me ha muerto ninguna mascota; lo único diferente ha sido el aniversario de la falta de mi padre, pero eso es algo que está ahí, como el lunar de mi cara, lo llevo siempre, aunque no se cumplan años... y bueno sí, se me olvidaba, la de cenas y comidas que he programado para diciembre, trabajo oficial, trabajo extra-oficial, políticas, sociales, familiares... mira que me gusta una fiesta, pobres máquinas de gimnasio, en enero, todos calvos.
Para colmo, el fin de semana se presenta movidito, cena con cuñados, comida con suegros, posterior visita a sobrina de suegros (prima de marido, con merienda incluida).
Ufff, lo que hay que ver, de mis primos ni me acuerdo y voy a ver a los suyos, pero con tal de que esté contento y a estas alturas me inviten a comer o cenar... oiga, lo que sea.
La diferencia de no asumir esto con buen humor, es ir a la compra y hacer comidas varias, así que, seré chica inteligente, me arreglaré, peluqueria, "pestaña" y a dejar que me mimen, que de vez en cuando no viene mal y mi media naranja, se deshace en cuanto hago algo a nivel familiar sin protestar. (Aunque para que no se acostumbre, protesto un poco, y lo oye, pero no lo escucha, es bastante más inteligente que yo) además tengo que decir en mi favor, que normalmente la que cocina para los demás soy yo y aunque me guste y lo haga de maravilla... no todos los días, una se levanta con la misma gana de quedar bien ante los comensales.
Independientemente de todo, cualquiera que me conozca un poco, estará ahora mismo pensando, "la que escribe no es ella, es una vaina que se ha apoderado de tooooodo su ser"
Pues no, soy yo, vaina y todo; es mi bipolaridad, sin razón me parece todo bien y puede suceder a la inversa, es decir, de aquí a que me vaya a cenar con mis cuñados, y se dé el toque de salida al "finde", he podido analizar los pros y contras de ir, mil ochocientas veces, y hasta incluso no ir.
SOY MUJER Y ME ENCANTA.

miércoles, 21 de noviembre de 2007

OTRO NOVIEMBRE, SIN PAPÁ.


Hoy hace exactamente 18 años que le perdí.
Nos llamaron de madrugada, aún vivía yo con mi madre, y además, esa noche dormí en su cama, en su lado de la cama, con su Virgen del Pilar puesta. Una señal.
Nos lo temíamos, sabíamos que llegaría el momento y por un lado queríamos, él no hubiera querido verse así, en una cama, dependiendo de una máquina que le dijera, ahora respira, ahora no, pero por otro...

Aún recuerdo su testamento, hecho de prisa y corriendo en una servilleta de papel, queriendo dejar las cosas claras entre sus tres hijos y su Señora, como él llamaba a mi madre, y todos riendo sin parar, sin pensar en ningún momento, que ese trozo de papel de cafetería, era lo último que escribiría. Por cierto, no sé dónde está.
Estaba tan contento con su habitación, no le podía pasar nada, ya nos había tocado la famosa "china" de uno entre mil, con un tío mío, y "fíjate, Blanca hija, mi habitación qué vistas tiene, a la sierra de Navacerrada, ¿lo ves?, ¡¡LA BOLA DEL MUNDO!!" pobre, se le llenaba la boca con su sierra, su nieve, su esquí, su amigo Paquito, su escudo del "Club Alpino"...

No ha estado en muchos de mis momentos, aunque he perdido yo más que él, mi primer coche, mi boda, el nacimiento de mi hija, mi separación, mi "clik" de los 32, mi divorcio, mi nuevo amor, el cual se le parece muchísimo en la forma de ser, de bailar, de reír y para terminar de ser mágico, hasta lleva su nombre. ANTONIO. Otra señal; pero a su vez, le he tenido tan, tan cerca, siempre vigilando.

Aunque mi PADRE no haya estado en todos estos momentos, sé que ha estado pegado a mi y velando por mi. Lo presiento.

Para compensarme, lo mal que lo paso los noviembres, hace unos ocho años, me mandó un regalo que intento conservar, aunque a veces, mira que lo ponemos difícil. Estaba en un momento de cambio y coincidió con Noviembre. Vino en la misma fecha de su intervención, en la misma fecha en la que le dije "hasta luego", en San Justo, suena terrorífico, lo sé, pero para mi es La Señal; lo mandó, para que me diera cuenta de la diferencia, que no me conformara con lo que tenía, que la felicidad no viene sola, hay que ir a por ella y con ganas, que su "Carpe Diem" lo hiciera mío y me diera una segunda oportunidad, sin pensármelo dos veces. Y lo hice. Y me fue de maravilla. Y lo tengo metido en mi corazón y no creo que salga nunca. La pena, es que solo yo, soy consciente.

Mi padre siempre nos lo había dicho: "Cómo tenga una manera de comunicarme, lo haré, os diré cómo se está, en el otro lado" y lo ha cumplido, de diversas maneras.

Desde aquí, este recordatorio hacia ti, papá. Quiero que sepas que me llenas de orgullo, que pudo haber sido mejor, si, y más largo, también, pero que con lo que tuvimos, nos sobra. Calaste hondo, pusiste ese granito de picardía, esa sonrisa espontánea que me sale cuando algo no va bien, ese lado positivo que veías en todo lo malo y que a mamá la "sacaba" de sus casillas, ese "derroche" de "no dejes para mañana, lo bien que te lo puedas pasar hoy"... todo eso y mucho más.

Un beso para ti, dónde estés, que será muy cerca.

Entrenando

Ayer entré en el salón de mi casa... y al ver que yo llegaba... mi marido me dijo: "no quieres ver esto ¿no?" (tengo que deci...