lunes, 7 de julio de 2008

TAN VERDAD COMO LA VIDA...



Empezaré diciendo que veo de todo, pero no me acostumbro a la mezquindad; hay cosas que me siguen dejando de piedra.


Para empezar con la historia de hoy, desagradable dónde las haya y tan cierta como que estoy escribiendo en mi blog ahora, deciros que la anécdota que voy a contar es real:




En mi despacho hay un cliente, cuya mujer, mientras él trabaja, es la que "trae" y "lleva" sus facturas. Este matrimonio, decide, bueno mejor dicho, la esposa decide, que se separan. El marido no entiende, pero sí busca como excusa de ella, que no la pueda dar una vidad mejor, aunque trabaja como un gilipollas desde la mañana a la noche, mientras que ella se ocupa de la casa y de los niños (creo recordar que dos, con pelos en los...). El pobre, cree que no es suficiente para ella y apesadumbrado, firma el divorcio.


A la esposa del cliente, no la vemos el pelo desde la "traúmatica" decisión, pero... oh oh oh, aparece en el mes junio, época de renta.

Con la "simpatia" que la caracteriza, nos dice, que se han separado a primeros de mayo, y que viene para ver cuánto la devuelve hacienda (se olvida que es conjunta, porque ella no trabaja, y aquí va lo mejor... " si me sale a devolver, pones esta domiciliación bancaria, pero si sale a pagar, me llamas, que te doy la de mi exmarido para que se lo carguen a él"

¿Qué se puede pensar de alguien así? ¿Cómo se puede justificar un acto así?

No creo que todas o todos tengan siempre la razón, a veces unos y a veces otras, pero sí puedo asegurar, que de quienes pasan por mi despacho, en el caso de las mujeres, van a poner el "rejón de muerte", con hijos, con vivienda, con dinero, con pensiones... y es tan injusto, de verdad, tan injusto, que me da hasta vergüenza ser mujer.

Por supuesto, ni que decir tiene, que en ningún momento consentí la devolución a la susodicha; le llamé a él, que recordemos era el cliente, y le pedí una domiliación, para que recibiera su devolución, después de comprobar que salía lo mismo, con ella "a cuestas" que sin ella.


Por todo esto y por algo más que he visto esta semana, aquí van unas letras, que quiero dedicar a todas esas "divorciadas" que se las llena la boca de "ex" "esfuerzo" "madres coraje"... para que recapaciten algo, y sepan ser objetivas con respecto a la vida que han llevado ...

Esta carta todavía no tiene destinatario público, pero no dudo que lo tenga en breve; de momento, es un apoyo a todos esos hombres que son "castigados" y "masacrados" en los campos de divorcio.

(carta suprimida)

No hay comentarios:

Entrenando

Ayer entré en el salón de mi casa... y al ver que yo llegaba... mi marido me dijo: "no quieres ver esto ¿no?" (tengo que deci...